Integración de la seguridad alimentaria: sistemas de inspección de Bizerba

En la industria alimentaria, la seguridad alimentaria es una de las temáticas más sensibles. Tan solo en Europa se producen anualmente unas 3000 campañas de retirada de productos contaminados o mal etiquetados.

Estas situaciones causan importantes pérdidas de tiempo y económicas a los fabricantes de alimentos afectados, no solo a la vista del esfuerzo logístico que conllevan: además, es necesario recuperar la confianza de los consumidores y reparar el daño causado a la imagen de la marca que tanto había costado crear. Los sistemas de inspección ayudan al fabricante de alimentos a evitar de manera sencilla defectos de calidad, ya que permiten integrar la comprobación de la seguridad alimentaria de forma automatizada en las cadenas de suministro. Las soluciones digitales interconectadas posibilitan la creación de un control de calidad fiable, asegurando a la vez la trazabilidad completa de alimentos contaminados. El objetivo es conseguir productos seguros envasados de manera higiénica e identificados con etiquetas posicionadas limpiamente que sean fácilmente legibles y lleven la información correcta. Los fabricantes pueden inspeccionar los productos conforme a especificaciones definidas individualmente y/o criterios oficiales vinculantes. Las normas legales, así como los estándares nacionales e internacionales, tales como HACCP, IFS y BRC, se pueden cumplir sin esfuerzo y con seguridad.

¿Contaminación de alimentos por metal, plástico, vidrio, cerámica o cuerpos extraños orgánicos? ¿Bordes sellados inestancos, etiquetas mal posicionadas, datos incorrectos en las etiquetas? Ofrecemos las tecnologías de inspección adecuadas para las diferentes aplicaciones de control.

Un detector de metales detecta por medio de campos electromagnéticos la presencia de cuerpos extraños en un producto. Conviene utilizar la tecnología exclusiva de detección de metales si se puede excluir la contaminación por otros materiales en la cadena de fabricación.

Ir a los detectores de metales

Un sistema de inspección por rayos X detecta por medio de ondas electromagnéticas la presencia de cuerpos extraños en un producto. La diferencia de densidad entre el cuerpo extraño y el producto determina con qué facilidad se puede detectar la contaminación. La inspección por rayos X es la tecnología adecuada para establecimientos de producción donde, además de cuerpos extraños metálicos, pueden aparecer potencialmente impurezas formadas, por ejemplo, de plásticos, piedra, vidrio o cerámica.

 

Ir a los sistemas de inspección por rayos X

Según las necesidades, unas cámaras de inspección examinan los productos para detectar determinadas características de calidad, impurezas en los bordes sellados o etiquetas incorrectas en los envases. Las imágenes de las cámaras son evaluadas por medio de un software con capacidad de aprendizaje. La solución para el control de etiquetas y defectos visibles desde el exterior.

 

Ir a los sistemas de inspección por visión